GRUPO ALABANZA CON MARIA

 

 

 

 

 

ESPIRITUALIDAD

 

CONFIANZA EN JESÚS Y EN MARÍA,

EN LA DIVINA MISERICORDIA Y EN LA DIVINA PROVIDENCIA

En el amor filial a la Virgen y al Corazón de Jesús,  buscando en unión con Él,  impregnarse de sus sentimientos –humildad, entrega,  dulzura, mansedumbre, compasión-  para ser canales de su amor y misericordia hacia los hermanos,  especialmente hacia los que más padecen en el cuerpo o en el alma.

Es una espiritualidad que en el gozo de la alabanza y acción de gracias al Dios Uno y Trino,  y apoyada en la caridad,  tiene  como centro  el espíritu de confianza en la Divina Misericordia según las  revelaciones de Jesucristo  a  Santa  Faustina  Kowalska,  y  también  como modelo y  referencia la  espiritualidad del carmelo teresiano, y demás santos y fundadores de la Iglesia Católica

 

 

 

 

POR LA IGLESIA, LA VIDA, LA LIBERTAD Y LA UNIDAD

 

- OBRA DE MISERICORDIA ESPIRITUAL Y CORPORAL HACIA LOS ENFERMOS, MAYORES Y LOS QUE SUFREN.

- OBRA DE MISIÓN Y APOSTOLADO. EVANGELIZACIÓN DEL SUFRIMIENTO, DESDE EL VALOR DE SU OFRECIMIENTO EN COMUNIÓN, CON TODO SU SENTIDO SALVÍFICO Y REDENTOR UNIDO A CRISTO.

- OBRA DE ORACIÓN, DE REZAR Y HACER REZAR A LAS PERSONAS MAYORES Y ENFERMOS QUE MUCHAS VECES ESTÁN ABATIDOS POR LA ENFERMEDAD O SITUACIÓN. OFRECIENDO A DIOS UNIDO A JESUCRISTO, EL TESORO QUE COMO NOS DICE EL SANTO PADRE, SON LAS ORACIONES DE LOS QUE SUFREN, PARA PEDIR POR LA IGLESIA Y TODAS SUS NECESIDADES E INTENCIONES.

- TESTIMONIO DE FE Y CARIDAD PARA EL MUNDO, NO SOLO PARA LOS RESIDENTES Y ENFERMOS, SINO TAMBIÉN PARA LAS FAMILIAS Y PERSONAL DE LOS CENTROS.

- CRECIMIENTO ESPIRITUAL DE LOS VOLUNTARIOS, EN UN MAYOR AMOR A LA IGLESIA Y A LOS SACRAMENTOS.

 

“Alabanza con María”, es una obra de misericordia que tiene como objetivo el servir a Dios Uno y Trino, y a la Virgen como Madre de Dios y Madre de la Iglesia, trabajando para la gloria de la misma, en su unidad y santidad. Llevando a cabo su labor preferentemente con la Iglesia sufriente, llevando la Palabra de Dios y los Sacramentos a los que tanto lo necesitan: enfermos, mayores, pobres, marginados, y a todos los que padecen en un mundo materialista y relativista que no conoce a Dios. Siendo mensajeros de su amor, misericordia y alegría, también para los jóvenes y niños, tan importantes para el futuro de nuestra sociedad.

Su actividad principal es ir a las residencias, hospitales y otros centros, organizando grupos de oración con los enfermos, mayores y todos los que sufren -una plegaria de alabanza, acción de gracias, ofrecimiento e intercesión ante el Padre-, con la Virgen María y en su escuela maternal, siguiendo su "fíat", su maternidad, el gran canto de alabanza de su "Magníficat. Y con la Madre, y con las oraciones de los enfermos, sufrientes y mayores, intercediendo ante la Divina Misericordia por las necesidades de la Iglesia y del mundo; llevando al mismo tiempo a los que sufren en el alma y y en el cuerpo, la alegría y esperanza del Reino de Dios, la Palabra y Sacramentos de la Madre Iglesia, haciéndoles vivir y sentir su pertenencia a la misma. Y la oración de los enfermos y de todos los que sufren, revierte en bendiciones para toda la Iglesia, para los sacerdotes, para las familias, para la vida. Es vivir la Comunión de los Santos, la comunión eclesial, con María, Madre de la Iglesia. 

Hacemos realidad la finalidad apostólica,misionera y evangelizadora de la Iglesia, no sólo con la actividad misionera y orante de Alabanza con María, sino también con un programa exigente de vida para los voluntarios -mayores y jóvenes-, fortalecidos en la recepción frecuente de los Sacramentos de la Madre Iglesia, en la oración y formación en la fe.

Su centro está preferentemente en las parroquias, trabajando al servicio de las mismas y de los grupos apostólicos que hay en ellas, favoreciendo la unidad de todos los que pertenecen a la parroquia, y dando vida y santidad a la misma. De ella salen los voluntarios para los centros y lugares de misión, y también los sacerdotes para impartir los Sacramentos a las personas que por su situación personal -enfermedad, falta de libertad, u otras circunstancias no pueden asistir; la parroquia así se extiende. Y el ejercicio de la caridad, como perfeccionamiento del amor, la unión en la misión junto a las oraciones de los enfermos, mayores y de los que sufren, da fuerza y unidad a las parroquias.

Es la Iglesia unida y fuerte que vive en comunión con Cristo, que sale de sus muros para llevar y compartir el mensaje evangélico de Jesús. La Iglesia para los pobres, marginados, enfermos y sufrientes de la que tanto habla y hacia cuya dimensión nos alienta, nuestro querido Papa Francisco, la "Iglesia en comunión y en camino."

 

“Alabanza con María”, busca de forma especial la paz y la unidad entre todos los que participan, como hermanos e hijos de Dios, de María y de la Iglesia.

 

Presenta una nueva forma de evangelización y apostolado, llena de dinamismo y alegría.

 

 

 

 

 

Maria Madre de la Iglesia

 

MARÍA, MADRE DE LA IGLESIA

 

 

ALABANZA CON MARÍA quiere ser siguiendo a Santa Teresita de Jesús, el amor misericordioso en el corazón de la Iglesia, trabajando en su unidad y santidad, vivificando y dando a conocer el tesoro espiritual de nuestras Órdenes y Congregaciones, y enriqueciéndose con los diferentes carismas eclesiales.

 

"Gastarse y desgastarse en el servicio a Dios y a los hermanos, especialmente para los que más sufren"

 

Un amor, en olvido de sí mismo, hecho ofrenda y oblación

 

Una llamada a la misión

 

 

CARISMA

 

Pinceladas del carisma

ver más ...

 

IGLESIA MISIONERA